anun

viernes, 9 de diciembre de 2016

Quiste dermoide

¿Qué es un quiste dermoide?


Es una estructura congénita benigna con origen mesodérmico y ectodérmico que afecta normalmente a la región lateral del limbo pero también puede encontrarse en la cornea, esclera, párpado, conjuntiva o glándula nictitante.






¿Es fácilmente observable?


Generalmente la presencia de quistes dermoides se aprecia al reconocer folículos pilosos en la superficie del mismo y la irritación que produce sobre las estructuras anexas debido a la fricción.

Se encuentran presentes desde el nacimiento pero en muchas ocasiones pasan desapercibidas.




¿De qué consta la estructura y cuál es el tratamiento?


Histológicamente la masa es similar a tejido cutáneo con folículos pilosos, con una estructura mixta de epitelio queratinizado, músculo liso e incluso tejido cartilaginoso.

La excisión es curativa, debiéndose eliminar el tejido aberrante  e instaurando un tratamiento sobre las lesiones secundarias. 



¿Cuál es su pronóstico? 


Generalmente bueno en casos de exéresis de todo el tejido afectado, si bien pueden darse recidivas en caso de que ésta sea incompleta.

Los dermoides conjuntivales producen  irritación mecánica del globo ocular con la consecuente aparición de úlceras corneales difusas, hecho por el que se han de reseccionar.

Hemos de tener especial cuidado con los dermoides palpebrales, que pueden generar deformidades palpebrales con las consecuentes lesiones por exceso de exposición del globo ocular.

En éstos casos la cirugía reconstructiva ha de plantearse de forma rigurosa y metódica. 

Los dermoides corneales requieren de queratectomía y en ocasiones de técnicas complementarias.

Todos ellos requieren de un tratamiento precoz debido a la magnitud y grado de lesiones que podrían provocar sobre el globo ocular y anexos.






martes, 22 de noviembre de 2016

Curso de Anestesia COLVEPA



Los pasados 4, 5 y 6 de Noviembre, impartí un curso de Anestesia y Control del Dolor en pequeños animales en el COLVEPA.

Los 26 Veterinarios que acudieron a éstas jornadas mostraron una gran implicación, por lo que resultó un curso activo y ameno.

Mi más sincera enhorabuena a todos aquellos que estuvisteis presentes y gracias por haber aportado tanto.

Fue increíble poder dar el curso en la localidad donde comenzó mi trabajo como veterinario en solitario.

Aprovecho para dar las gracias al personal del Colegio de Veterinarios por haberme tratado como en casa y a mi familia para disculparme por todo el trabajo que en éste mes me ha mantenido incomunicado, pese a visitarme.

Esa emoción la llevaré siempre en mi corazón.

Y como siempre, a seguir estudiando, practicando y luchando para ser mejores, por que por mucho que lo parezca, nada es imposible.